miércoles, 27 de febrero de 2013

Moleskine 10

Hoy me encuentro queriendo escribir de nuevo algo sobre vos sin saber qué es lo que me motiva, si tu figura fantasmática o tu huella indeleble; o la promesa de un lenguaje poético que despierta en mi tu ambigüedad característica. No quiero reproducir la iterabilidad literaria, no quiero insistir en la remarca de tus rasgos con prosa machacona. Ojala no te dieras cuenta de la mediocridad que me conforma. No quiero que te enteres de que te pienso como un Holiveira, solo con su hego, arrojándose a los ríos metafísicos, utilizando las haches como la penicilina, solo con su hego... Solo en una multitud de amores. Y de nuevo la iterabilidad. Me siento como La Maga con esa ingenuidad originaria, primigenia, tratando de encajar, de acompañar, de tirarse al Sena cada día. Esa Maga que te sigue aún sabiendo que no es parte de tu búsqueda, que te será por siempre indiferente por lo terrenal, por lo ordinaria. Pero igual espera, con una paciencia inagotable e insuficiente, que encuentres en tu bolsillo lo que está a seis mil kilómetros.

jueves, 21 de febrero de 2013

Manifiesto feminista - otro más

En el día de hoy voy a dejar un poco de lado mi fase experimental de literata de medio pelo para señalar, denunciar, y condenar una conducta que me parece deplorable y que vengo observando en más de un sujeto. Pareciera que puede volverse costumbre, que es posible adaptarse a esas actitudes... ¿Cómo definirlas sin utilizar un adjetivo extremadamente vulgar? ¿Cómo nombrarlas sin salirse de la tangente? Ejemplificando...

Tengo una amiga. Mi amiga las pasó todas, todas las que una mujer de su edad puede pasar y más... sus padres se separaron cuando era chica, su hermano está en la cárcel por tenencia de drogas, su padre falleció cuando ella solo tenía quince años, pasó por intentos de suicidio, anorexia y, de más está decirlo, depresión. Cuando estuvo deprimida la mandaron al psicólogo, iba a las sesiones y no emitía palabra. Su madre nunca quiso ver que tan cerca del abismo estuvo, la ignoró, minimizó su problema y se concentró en la crianza de los nietos que el hijo le había dejado.

Mi amiga maduró a los atropellos pero lo hizo con una entereza admirable. Cuando tuvo edad suficiente para tomar decisiones por ella misma, comenzó a ir al psicólogo por motus propio. Hoy sigue su tratamiento y está reviendo cosas de su vida. Si bien no come como cualquier persona y está la mayoría del tiempo sumida en una dieta infinita a causa de su carrera - danzas clásicas - mejora día a día.

En cuanto a su vida amorosa, mi amiga tuvo dos novios. Los dos la dejaron, el primero después de varias idas y vueltas, el segundo porque no trabajaba ni hacía nada de su vida y ella era su vida... por lo cual cuando mi amiga tuvo que afrontar todos los problemas que se le avecinaron no le prestaba la debida atención que -supuestamente - él merecía. Mi amiga también estuvo con otros, algunos le dieron más de un dolor de cabeza, hablando mal y pronto, la "boludearon", la histeriquearon... lo de siempre.

Lo de siempre hasta ahora. El otro día (creo que el martes de la semana pasada) nos contaba sobre este chico con el cual está saliendo hace unos meses. No era nada serio, pero la hacía sentir bien. Ambos tienen una vida llena de ocupaciones, ambos tienen una pasión (la de él  es la música), y a pesar de que él es unos años menor que ella (apenas cuatro), parecía una persona extremadamente madura para su edad. Mi amiga estaba contenta, pero también asustada. Nos contaba que le tenía pánico al abandono, que sentía que cada vez que se separaba de este chico él la abandonaba. A pesar de todos sus temores y traumas, estaba haciendo un esfuerzo sobrehumano por sobrellevar la situación ya que estar con él la hacía sentir bien, evidentemente como hacía mucho no se sentía. Todas le tratamos de transmitir tranquilidad, le dijimos que confiara, que todo iba a estar bien, que tenía que disfrutar de los momentos que la hacían feliz, que se lo merecía, que nos alegraba que al fin hubiera alguien que valiera la pena.

Más allá de la relación que tenían o, mejor dicho, sumado a dicha relación, el chico en cuestión revivía en ellas viejas emociones guardadas, reprimidas. Su padre era músico, por lo cual sentía una conexión espiritual y sumamente especial con este chico.

Cuando hoy a la mañana llegué al trabajo abrí el facebook para ver si había alguna novedad. No me esperaba lo que encontré: un mensaje de mi amiga que había sido mandado a las 0:48hs. el día anterior:

"Me dejó Juan"

Mi primera reacción fue de estupefacción absoluta. Al llegar a mi casa lo primero que hice fue llamarla. Cuando me atendió me confundió con su mamá. Su voz denotaba que había estado llorando.

Le pregunté qué había pasado con la mayor delicadeza posible y me dediqué a escuchar el deplorable relato.

Le pidió que se vieran, fue a la casa y le dijo que hacía cinco meses que estaban saliendo y él no sentía "lo que se suponía que tenía que sentir". Que era "un minón", que no había hecho nada malo, que le deseaba lo mejor y que la quería, pero que sentía que estando con ella la "boludeaba" porque evidentemente esa relación no era solo de índole sexual y no quería que ella se enganchara con él. Lo primero que hizo mi amiga fue preguntarle si había otra persona en su vida, si quería estar con otras mujeres. Él le dijo que no. Mi amiga le dijo que quería estar con él, que durante las vacaciones lo había extrañado, que sabía que no lo necesitaba para vivir pero que no era por necesidad que pasaba tiempo con él, sino que eso era lo que quería. Él le dijo que sentía exactamente lo mismo ¡Y que tal vez se reencontrarían en otro momento! Mi amiga le dijo que ella querpia estar con él ahora, no en otro momento. La respuesta fue: bueno, tal vez no nos reencontremos.

Hasta aca (obviamente resumido) el relato. Este relato pude haberlo contado otras veces en primera persona, no es la primera vez que lo escucho: "Sos lo mejor que me pasó", "¿Hay algo que hagas mal?", "Nunca hablé de estas cosas con nadie". Y acto seguido: "Ya no siento lo mismo por vos" o incluso "No me veo con vos en pareja, no podríamos estar juntos". Nunca lo explicité a pesar de haber escrito muchas veces al respecto, nunca lo conté como una anécdota personal porque me parecía demasiado patético, me parecía triste mostrar (como yo creía) mi mala suerte con los chabones (basta de elegancia, un poco más de realidad) que elegí para depositar alguna mínima esperanza de progreso sentimental. El 2012 para mi fue fatal, senti un vacío absoluto cuando habiendo salido de una relación que se había tornado enfermiza cada hombre al que me acercaba me despreciaba y me hacía sentir pena y vergüenza de mi misma. Iba boyando de candidato en candidato pero eran todos iguales. Todos los hombres son iguales (postulado feminista hasta ahora imposible de refutar).

Volviendo al tema y generalizando un poco más sobre esta cuestión. No tomé tan personal lo que algunos - pobres, minusválidos mentales - me hicieron. Pero... ¿A mi amiga también? No puedo quedarme callada esta vez, como dije tengo que denunciar esta conducta oligofrénica de la que los hombres se agarran para no jugársela nunca por una mina que vale la pena. Para hacer lo imposible por las locas, manipuladoras, celosas, enfermas de la psiquis son mandados a hacer; pero cuando una mujer da lo mejor de sí y se esfuerza para que el otro se sienta cómodo, lo único que hacen es cagarle la existencia. Sea como sea, a todos los hombres que estén leyendo esto y a los que nunca lo leerán. Se que probablemente no sirva de nada de todos modos, porque sus neuronas jamás hicieron sintesis ni tienen por qué hacerlo ahora. Pero diciéndolo me lo saco del pecho y lo deposito en este, mi pequeño lugarcito de rencores:

-Solo un pelotudo puede dejar ir a una mina que accedió en primer lugar a estar con senejante pelotudo como lo es uno antes, durante y después de estar con esa mina.
-Sabemos perfectamente que se van a arrepentir y van a estar llorando por los rincones rogando volver el tiempo hacia atrás y no actuar como unos pajeros. Sepan ustedes que no sirve. Su arrepentimiento tardío es tan inútil como las trampas ACME que usa el coyote. "De nada sirve llorar sobre la leche derramada" (un refrán que tiene más de una aplicación)
-Si están a punto de tomar la decisión más estúpida de sus vidas, consulten a un médico. Probablemente sea un síndrome de bipolaridad que anda suelto hace unos años.

Hoy la abrazo a mi amiga y le transmito mis fuerzas en esta lucha, mi convicción de que no hay que amargarse por nada ni por nadie. Ojala los padecimientos se acaben, yo solo espero, deseo, auguro que cuando los que hoy tienen de 18 a 25 años lleguen a los 40, el miedo a la soledad y la pereza de lavarse los calzoncillos activarán un mínimo mecanismo de madurez y hará que busquen una compañía permanente. Espero que para entonces no estemos demasiado hartas de lidiar con las intempestivas reacciones anómalas de estos sujetos.

Personalmente creo que esta generación no está perdida. A las mujeres nos hizo más desprejuiciadas, nos dió un poquito de impunidad con el tema de la sexualidad aunque no tanta. Sigue considerándose algo inmoral que una mina lleve un chongo a la casa de los padres, pero, como las mujeres de las familias sabemos, que los hermanos varones lleven una noviecita a casa o vayan a un puticlub es motivo de orgullo (hijo e' tigre). Al menos nuestra conciencia está limpia, podemos seguir simulando ser señoritas inglesas y estar con cuanto flaco se nos cruce y se nos cante.  La sociedad ya no nos presiona tanto para formar parte de una familia burguesa y llegar vírgenes hasta el matrimonio. Aprendimos a ocultar, a mentir, a pasarla bien... Y sin embargo... ¿A qué precio estamos pagando esta pseudo libertad sexual? Puedo cojerme a todos los que quiera, pero... ¿Qué pasa si quiero estar con uno solo? Sí, las mujeres venimos promiscuas de fábrica y eso está muy bien, pero esa promiscuidad que se nos permite es directamente proporcional a los mamarrachos que salen de la fábrica de garcas hoy en día y que se aprovechan de este discurso, del touch and go, de la relación sin compromisos para demostrarnos que no se puede confiar en nada ni en nadie mientras se tengan las facultades mentales intactas y no obnubiladas por la ilusión - por fin, la ilusión - de que llegó el indicado.

viernes, 15 de febrero de 2013

Que no te mate
Nuestro ritmo acelerado
Nuestras ansias de primicia
Esa comida chatarra que consumimos de los diarios
La virulencia inusitada de una manifestación matutina
El asfalto riguroso que suda tras los pasos

Que no te desanimen
Los improperios del chofer en pleno cruce
Los empujones del malón alborotado
Ni las colillas de cigarro
Ni el paisaje residual
Ni las bocinas invasoras
Ni la senda peatonal

Algún día volverás a la quebrada
Paisanita enamorada
Con ansias de carnaval
Por ahora estás guardada
Esperando escapar de este embrujo
Paisanita andariega
En continua remembranza

Resistirás la burocracia
Su ineficacia
La arrogancia de los que no te entienden
Y te maltratan

Que no te gane la nostalgia
Que no pierdas la ilusión






miércoles, 6 de febrero de 2013

Celular

En la era del "visto"
De los dos tics, del mensaje enviado
Enloqueciendo con tan poco
Con tampocos
Tratando de averiguar
Qué estará haciendo
Qué estará fumando
Qué estará cojiendo
Para no contestar
UN mensaje.

Y mientras tanto uno y su insomnio
Uno y su estupidez
Uno y su incontinencia
Y el 813
Y Shakira.

sábado, 2 de febrero de 2013

No se asusten

No es que yo haya vuelto atrás en el tiempo, es que Blogger me histeriquea con la plantilla...
 
template by suckmylolly.com