jueves, 14 de enero de 2010

Volver a Gesell es...

Sacarme el pijama por quince días
Caminar más de lo que caminé en todo el año
Comer muchísimo… panchos, churros, "cotton candy" (nieve, algodón o copos de azucar), sorrentinos…
Reírme de casi cualquier cosa
Comprar libros a precios bajos y terminarlos antes de volver
Meterme al mar apenas llego
Dormir la mejor siesta el primer día por no haber podido pegar un ojo en todo el viaje
Escuchar los pájaros de día y los grillos de noche
Intentar aparentar 18 años con mucho esfuerzo para pasar en los boliches
Jurar de nuevo no volver a salir solas de a dos a bailar
Pensar en la gente que quedó en Buenos Aires/otras partes de la costa/otros países/otras provincias
Gastarme el crédito en llamadas a mis amigas

Pero más que eso… volver a Gesell es sembrar de nuevo la esperanza de que este año voy a tener anécdotas para contar. Pero de las buenas, de las que la gente no crea que me pasaron. Es imaginarme que me espera medio mes de sorpresas en donde cualquier cosa puede suceder… Es despegarme de esta casa y de esta computadora y pensar que realmente me pierdo de algo mejor, eso es volver a Gesell, o al menos eso debería ser...


miércoles, 13 de enero de 2010

Pesimista Mode On

¿Acaso alguna vez se apaga?

domingo, 10 de enero de 2010

Su mejor sueño, su peor pesadilla.

Su mejor sueño
Su peor pesadilla
La distancia menos lejos que alguna vez habría estado
Pero el abismo más inmenso abierto en su pecho
Si hubiera pasado, si hubiera pasado…

Estaba yo tan cerca que podía escuchar su respiración
Esa, su meta tan anhelada e inalcanzable
La estaba cumpliendo yo
Sin embargo, que extraña situación…

El destino cruzó los cables de este circuito
Y ese mundo se va cerrando mientras escuece su herida
No hay lugar para ella ahí, al menos no como lo imaginábamos

“Me siento tan estúpida”, dijo al borde del llanto
Trastabillando peligrosamente cerca de la cornisa
Luchando por una causa que no le pertenecía

Por un tiempo estuve cerca
Intentando revivirla en una mueca desierta
Mas no me queda más fuerza para remar contra esa corriente

Esa ilusión ya se desdibuja
Mientras la realidad ríe cruel en esas horas
Recalcando que se ha vuelto aún más irreal

“¿Qué queda ahora?” interrogo al silencio
“Grandes cambios” Probablemente…
Quizás haya un lugar para mí en ese mundo
Pero no como nosotras lo imaginábamos

miércoles, 6 de enero de 2010

Sol y lluvia discuten:

Nos gustan los días soleados porque el que los proporciona es el astro más importante del universo. Todo gira alrededor suyo. Los finales felices lo adoptan en casi todas las ocasiones. La gente feliz también. La lluvia se parece demasiado al llanto. La asquerosa humedad deja como consecuencia la pesadez del alma. En cambio, el sol es pura esperanza. Sin sus propiedades no viviríamos. Nos otorga vitamina D y calor. La tormenta es agua que sale de los ríos y no vale nada. El sol ha existido desde antes y sigue brillando, opaca a las tristes nubes que lo único que quieren es aguar el picnic de la dicha. Y si no fuera por nosotros, ustedes no existirían. El astro rey se encarga del proceso de evaporación que hace que sus amiguitas condensen luego, en forma de terribles chaparrones. Es el responsable de cualquier fenómeno. Si no fuera por él, el desierto sería aún más hostil, el polo sur causaría peores hipotermias. La noche es sólo una denominación para cuando él se oculta. Durante el día aparece, orgulloso. Absolutamente todos los cuerpos celestes están a sus pies.

El sol es molesto en todo sentido. Se la pasa carcomiendo el barniz de cada pobre puerta que se interpone ante él. Nos hace sufrir el sofoque de las altas temperaturas, complica la vida de la mitad de la población: emos, góticos y hasta metaleros. Esa pobre gente sufre de calor las 24 horas del día, como si el arrogante los discriminara por vestirse de otra forma, los castigara. Para no salir lastimado hay que encremarse la totalidad del cuerpo antes de presentársele, caso contrario, destruye la piel y hasta la cordura. Pero dejemos de hablar de sus innumerables fallas y toquemos al fin el tema que nos apaña. Gracias al agua vivimos y si no fuera por la lluvia no habría renovación, ni siquiera quedarían vestigios de ella por ningún lado. Si bien los dioses adoraban a la engreída bola de fuego, no le hacían danzas como a nuestra querida lluvia. Desde tiempos inmemoriales se la vio como símbolo de fertilidad y continuidad de las especies. Su olor particular es preferido por casi todos, excepto claro, los raros como ustedes. Hasta hay vestimenta para los días de lluvia, ¡Y es tan simpática! botas que chapotean, paraguas de colores, guantes con dibujitos, bufandas tejidas por seres queridos.







(Yo soy partidaria del sol...)

martes, 5 de enero de 2010

Cambios dosmildiezanos (?)

Acabo de hacer el desastre del siglo con mi blog... le cambié la plantilla. Sí, esta testarudita se obsesionó y así terminó. Se me borraron todas las fotos con las citas y blablabla pero bueno, ya veré como lo soluciono, inventaré otra cosa... a ver cómo me va con esto :O

lunes, 4 de enero de 2010

Así empieza el año, contradictoriamente

Mi primer entrada del 2010. ¿Y qué puedo decir? No voy a hacer balances la verdad... creo que si el 2009 me sirvió para algo fue para conocerme más a mí misma, y darme cuenta de que si se da una oportunidad de que los deseos se cumplan depende de uno. So... no se lo que quiero. Y al fin se que es eso lo que no se. Al fin se que tengo que dejar de quejarme y buscar realmente lo que ando buscando, sea lo que sea... ¿Qué busco? Definitivamente necesito dejar de pedir cosas que después se dan y no las aprovecho, porque eso me demuestra que me auto-traiciono y no hay nada peor, salvo traicionar a los otros que es lo que también hice. Basta, hora de aceptar que me censuro, me torturo, me encierro. Sí, el 2009 no sirvió mucho porque era más fácil echarle la culpa a los demás. Ahora sé algo más sobre mí pero sigo negándome. Aunque no lo admita sigo en mi ilusión ilusa (valga la redundancia)de que algo me va a marcar los pasos a seguir por ser demasiado cobarde para ejecutar cualquier impulso que salga de mí. Y dije que no iba a hacer balances... bueno, hasta hace un momento no sabía que era un balance lo que quería hacer, así funciono.



^
[Cassie (Hannah Murray) de la serie Skins, un personaje que adoro]
 
template by suckmylolly.com