jueves, 29 de diciembre de 2011

Verdad Intermitente

Lo que más me sorprende es el hecho de que le encuentre sentido al título de éste blog, de repente. Una vez había escrito algo al respecto, en ese momento la combinación de "verdad" con "intermitencia" me sonaba a una tautología, algo obvio que saltaba a la vista, como los carteles intermitentes. Sí, fue una asociación de palabras al azar que me remitía al ir y venir de una luz que llamaba la atención, como diciendo "aquí está la verdad". Y en esa misma entrada de blog criticaba mi inconstancia en las "verdades" que descubría, mi cambio de opinión, como si no tuviera un compromiso con una sola postura y virara constantemente mi visión.

Ahondando un poco más en el significado de la palabra "intermitente", sin embargo, encontramos las siguientes acepciones:

1. adj. Que se interrumpe o cesa y vuelve a continuar sucesivamente.

2. s. m. Que se interrumpe y prosigue cada cierto tiempo

3. adj. Que se detiene y reanuda su actividad a intervalos regulares

Por lo tanto, y ahora más que nunca, se podría decir que no es hipócrita que este blog se titule así. Últimamente experimenté la intermitencia de muchas verdades que daba por sentado, pero no verdades científicas, comprobadas por algunos charlatanes de laboratorio, algo mucho más profundo y esencial, algo de lo que uno está seguro, o al menos cree estarlo. Para mi la única verdad importante en éste último tiempo (y probablemente en toda mi vida hasta ahora) había sido el amor. El amor que sentí y que siento y el amor que veía en los ojos que me desvelaban (pero de felicidad). Y no necesitaba ningún experimento para estar convencida de que eso que estaba viviendo era real. En estos once meses de mi vida (ayer, 28 de diciembre, se cumplieron once meses), o, mejor dicho, en estos nueve o diez meses de mi vida que pasaron, cada segundo estuve segura de una cosa: de que Matías me amaba. Y no como a un perro o a una amable persona que se preocupa por él, sino con locura, con esa pasión que sólo puede percibir el objeto deseado. Y era tal la intensidad de su sentimiento que le creí cada palabra que me dijo. Le creí cuando me dijo que iba a estar ahí cuando lo necesitara, que era una persona maravillosa, alegre, linda y divertida (y algunas otras muchas cosas más), que quería hacerme feliz, que era lo mejor que le había pasado, que lo iba a tener que dejar yo porque el nunca iba a dejarme ir, que me iba a amar para siempre hasta que fuera viejita y con arrugas, que era perfecta, que no me encontraba ni un defecto… y tantas, tantas, tantas cosas que perdí en la nebulosa de mi memoria.

Debería haberme imaginado yo, debería haberlo previsto porque ante todo soy una persona sensata y demasiado calculadora, que ésas verdades eran intermitentes. Que iban a cambiar con el tiempo, que no iban a permanecer eternamente, que iban a mutar, que iban a transformarse. Porque ya lo dice una gran cantautora "Cambia el clima con los años/Cambia el pastor su rebaño/Y así como todo cambia/ Que yo cambie no es extraño". Y si yo cambié, y si él cambió, si yo comencé a sentir una necesidad creciente de invertir tiempo en él y él, por el contrario, de ocupar sus días en otras aficiones, por qué habría de mantenerse el vínculo que nos unía, por qué iba él a sentirse satisfecho conmigo y yo satisfecha con sus demostraciones (cada vez más escasas por cierto), por qué iba a valer la pena permanecer juntos… Por qué sigo insistiendo en conservarlo en mi vida, por qué aún me siento bien a su lado, aún así, aún rota y arrastrada y despreciada... si la verdad ya cambió, si él es otra persona que no me interesa conocer, si lo único que es capaz de hacer es desilusionarme hasta el hartazgo… si ya no lleva libros de Platón en el bolsillo trasero del pantalón para leer en el colectivo, si ya no aparece sorpresivamente en mi zaguán con un ramo de flores o una bolsa con golosinas, si no me llama, si no se preocupa, si no le surge el impulso de compartir algo (por más mínimo que sea) conmigo.

Es hilarante pensar que una vez hablamos acerca de la verdad y yo le dije que no creía que existiera la verdad absoluta, que era subjetiva, que cambiaba de acuerdo a la persona, el contexto, etc. Y él me preguntaba siempre “¿En qué te basas?” y opinaba que sí había una verdad, que las cosas podían ser de una sola manera a pesar de que nadie pudiera conocerlas, que el asesino era uno y utilizaba un arma para su crimen y escondía el cuerpo en un solo destino.

Y hoy me pregunto si realmente algo de todo esto fue verdad en algún momento o yo lo imaginé, si fue más bien una mentira intermitente, un estar “hasta donde puedas, hasta donde nos dejen, hasta donde nos dejemos”, una prueba piloto fallida, otro de tus hobbies de medio tiempo…

La única verdad, después de todo, es que sólo tenemos verdades intermitentes. Instantes epifánicos que bien podrían ser alucinaciones de un drogadicto. Y vos, me guste o no, como todo en este blog, como todos los que pasaron y los que están por venir, fuiste una verdad intermitente. Más amena, más disfrazada tal vez… pero intermitente al fin. Y ahora las luces de este cartel están apagadas y se encienden a veces con un halo débil que ya no ilumina, a dim light, no se cómo decirlo en español… una luz opaca. El haz que se enciende cuando me atendes el teléfono después de días, llega a su punto álgido en el momento que nos vemos y se apaga repentinamente con cada uno de tus comentarios.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Y ahora parece que me voy a Gesell... me sorprende lo grata que llega a ser la vida a esta altura





Sigue siendo mi lugar a pesar de los recuerdos...

lunes, 19 de diciembre de 2011

Tengo un grave problema...

…me atrae la gente con problemas. Y no hago distinción entre psicópatas, bipolares, obsesivos, depresivos, nihilistas, casos perdidos. No se, es como una fantasía que tengo, como una sensación de que soy capaz de ayudar a vencer sus personalidades trastornadas y mostrarlos cual trofeos en exhibición.
Me parece que sería hora de dejarme de hinchar las pelotas y buscar a alguien que me salve de mi misma. Porque a este paso voy a terminar mal…
Lo que pasa es que la puta normalidad me aburre. Pero los subnormales se aburren de mi y de los vientos de cambio. Nunca van a cambiar, siempre van a ser subnormales que se encierran en sus caparazones pensando que así evitan formar parte del mundo (y esto es: formar parte de la mierda). Conmigo tienen un rato de distensión de sus vidas agobiantes y después “si te he visto no me acuerdo”. Es un hobbie más (jugar al “individuo feliz y satisfecho” por un tiempo hasta que la mina me empiece a romper los huevos). Y yo soy otra boluda más que piensa que puede sacar lo mejor de alguien.
La pregunta es ¿Por qué tratar de rehabilitar a un pobre infeliz que adora ser infeliz porque su infelicidad demuestra que es original, único e irrepetible? Será que me gusta sentirme imprescindible, que imagino que la persona a la cual tengo “bajo tratamiento” me va a agradecer de por vida mis intentos frustrados de generar un ciudadano hecho y derecho y readaptarlo al sistema. La cosa se complica porque me encariño con los subnormales, realmente llego a pensar que se preocupan por mi y que soy vital para ellos, que sin mi se ahogan en un vaso de agua…
Pero no, de todas formas se ahogan en un vaso de agua y les importa bastante poco si me quedo a ver el show o hago mutis por el foro. Y yo me contagio sus pocas ganas de vivir y me ahogo en mi propio vaso al ver que no tengo nadie que necesite atención cerca. Los subnormales buscan otra forma de entretenerse, con otras personas que intentan rehabilitarlos o, por el contrario, les exigen cosas. Y ellos aceptan, gustosos, desechando todo el resto, porque ya es temporada de depresión de nuevo.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Ocupado


No es tan difícil después de todo... digo, es como un cambio de switch. De "novia solícita" a "soltera empedernida"; de la felicidad que otorga la compañía a la resignación del "¿Da para darse?", del disfrute genuino al hastío del trámite... ¿No hice yo el proceso inverso? ¿No pase de estar "casada con la joda" a estar "re casada"? ¿Y no me costó también despegarme de esa despreocupación casi cómoda y otorgarle mi preciado tiempo a otra persona? ¿Aceptar un cierto control, una cierta repetición que consideré en su momento asfixiante? ¿Temer no poder volver al estado primigenio, a la libertad condicional, al desborde hormonal?
Y si no es tan difícil... ¿Por qué sigo sintiéndome como esos baños ocupados por chicos traviesos que traban la puerta y salen por debajo? No, no hay nadie utilizándolo, pero tampoco se puede entrar. Soy eso, un retrete solitario producto de la maldad de algún idiota que se la pasa trabando puertas. Tal vez me hayan trabado porque estoy inundado, porque no estoy listo para volver a dejar que tiren de la cadena. Por dios, que asco.
Sea como sea, quiero que alguien venga y patee la puerta y me haga sentir útil de nuevo.

Mientras tanto, me refugio en el consumo. Naomi Klein me mataría si supiera que quiero comprar cierto vestido de $300 SÓLO porque es parecido al de un personaje de ficción. Pero qué más da... es MI hora de decepcionar a alguien y además cuando se tiene un sueldo todo parece más barato.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Curiosidades

En una especie de pseudo-ataque consumista, me fui pa'l barrio chino... Y compre muchas cosas como un pintalabios (mi mamá insiste en que es más fashion lápiz labial pero me suena a hipócrita), unas orejas de conejita playboy (mi mamá insiste en que tiene una malla enteriza color carne para completar el disfraz), un roll de sushi (un consejo: nunca sigan sus ganas de probar cosas nuevas), unos snacks de camarones que en realidad tienen gusto a humo y azafrán que tienen letras chinas en el envase y, de más está decirlo, están compuestos de todo menos de camarones, unos lentes de sol rojos para evitar futuros incidentes avergonzantes en transportes públicos y un Sea Monkey, del cual voy a hablar en detalle a continuación.
En realidad no es un Sea Monkey, es como un juguete de tamaño entre normal y mediano, que se expande al entrar en contacto con el agua, pero hay que esperar unos días... después se hace tan grande que se desintegra y hay que hacer una biopsia. Mi amiga Camila tuvo un choclo y lo vio nacer, madurar y morir. Así, tan simple como la vida misma. Por lo tanto me compre ese pequeño bebe tortuga (para pesar de mi madre) y otra de mis amigas compro una mantis religiosa para hacerle compañía.
Lo que me sorprendió fueron las indicaciones en el paquete: "Do not swallow". Me pregunto a quién se le habrá ocurrido tragarse un Sea Monkey alguna vez... y también qué pasaría... imaginen una ecografía de estómago con forma de tortuga gigante... imaginen cómo iría creciendo en su paso por la faringe y el esófago... el tamaño que alcanzaría a la altura del intestino delgado... Es brillante... Dice también que se expande un 600%, por lo cual podría pasar que sea tal su crecimiento desmesurado que alcance enseguida las proporciones de cualquier órgano vital y lo haga explotar, y entonces saldría toda la bilis y el jugo gástrico. Lovely.
Por suerte tengo el privilegio de superar los tres años y poder criar un Sea Monkey de este tipo. A veces no nos damos cuenta de lo afortunados que somos, pero realmente hay que ver las cosas buenas que tenemos, así sea una tortuga de gomita que está esperando su oportunidad para llenar una pecera improvisada de felicidad.

En caso de que les haya interesado el tema les dejo fotos del proyecto choclo, llevado a cabo por mi colega Camila y su compañera Ailen. ¡Qué las disfruten!





Instrucciones chinas que no entienden NADA








sábado, 10 de diciembre de 2011

Yo no vine a este mundo para ser un satélite.

Lo supe desde el día en que empecé este blog.

No puedo soportar rondar un astro de inconmensurables medidas y acompañarlo en su recorrido sin preocuparme por la órbita que sigue.

No tolero ser incapaz de engendrar vida y marchar despreocupadamente por una órbita ajena.

Lo cual no signifique que lo haya hecho, que lo siga haciendo, que cometa el garrafal error de apegarme a distintos planetas y casi rogar por un préstamo de órbita.

Me considero una estrella. Un "objeto astronómico que brilla con luz propia". Yo tengo luz propia, no necesito que nadie me marque el paso a seguir. Yo ardo, yo ilumino, yo soy digna de adoración. No nací para quedarme girando en el lugar y esperar que me rechacen. Y sí, a veces puedo ser modesta, pero nunca debería olvidarme de mi condición. Vine a incendiar el mundo, vine a irrumpir en la atmósfera y quemar todo a mi paso, puedo ser fugaz y dejar una estela, puedo ser famosa y despertar suspiros de amantes. De cualquier manera, lo que quiero dejarme en claro es que soy voz activa, no voz pasiva. Soy sujeto, no predicado. Y pase lo que pase, eso no debe cambiar por nada.

viernes, 9 de diciembre de 2011

A veces en esos momentos culmines de tu vida, en los que solo necesitas silencio, las voces se sobreponen y te inundan y te llenan los oídos de basura. Escuchar esa hipocresía vecinal en ese momento en el que venía remando en una hipocresía mucho más dolorosa me hizo pensar en cómo pude soportar algo tan injusto como quedarme al lado de alguien que no me quería. Poco a poco me voy convenciendo de que fui su soporte, su amiga, su nenita. Que podía convencerlo de cualquier cosa y era capaz de mover montañas por él... pero realmente ya no tenía sentido. Lentamente empezó a sacarme de su vida, casi empujándome con algo parecido al desprecio, y después de dos días eternos creo que puedo citar a Charlie: "Ahora sé que me siento mucho más fuerte sin tu amor." Y si realmente tan poco puedo hacer por vos en este momento, creo que lo mejor va a ser que te vayas tan repentinamente como apareciste. Recordar cada momento feliz que pase con vos cuando se que vos no estás haciendo lo mismo, que no extrañas a tu novia, que extrañas a la estúpida que se sienta a escucharte todos los días, me da la fuerza para no llamarte. Ojala algún día te des cuenta de que renunciaste a mi, que yo nunca te deje, que fuiste vos, aunque hayas sido demasiado cobarde para decirme la verdad. Si no sos capaz de jugarte por mi, si no fuiste capaz hasta ahora, no se qué hago esperando que vuelvas. Sabes que me merezco algo mejor que lo que podías ofrecerme en estos últimos meses, y si estoy sobrellevándolo tan bien es sencillamente porque hace demasiado tiempo que no estoy más en tu vida. Ya te lloré, ya te extrañé, y ahora necesito seguir.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Me destruye pensar en todo lo que fuimos. En esos momentos en los que no importaba nada, en los que se notaba que me amabas en cada sonrisa, en cada poro, en cada fibra de lo que sea que te conforme. Y cuando estaba con vos era el desborde, era la plenitud. Me oprime el pecho recordar mi propia felicidad. Cuesta ahora pensar que eso haya existido una vez, que yo no haya sido una muleta, que yo haya sido prioridad, que pudieras prometerme cosas. Es increíble lo natural que era lo que ahora queremos forzar... no se cómo alguna vez pensé que yo te podía salvar de vos mismo. Y ahora lo único que veo es que soy un obstáculo en tu camino de compromisos personales que no me incluyen, no me siento ya en tu vida. Ni tu propia vida te pertenece... sos un anexo de un dolor entre propio y ajeno. ¿Qué te estoy exigiendo? No tengo derecho. Y ojala tuviera alguna seguridad, ojala no me aferrara tan desesperadamente a la persona que conocí, no se si porque quiero quedarme con vos o porque lo necesitas... ¿O no? Ya no se nada. Ni vos sabes, ni vos podes decirme que te sentís como antes, ni vos podes pedirme que no me vaya. Y aca me quedo, esperando.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Hope

Clavo mi remo en el agua

Llevo tu remo en el mío

Creo que he visto una luz

Al otro lado del río

El día le irá pudiendo

Poco a poco al frío

Creo que he visto una luz

Al otro lado del río

Sobre todo creo que

No todo está perdido

Tanta lágrima, tanta lágrima

Y yo soy un vaso vacío

Oigo una voz que me llama,

Casi un suspiro:

Rema, rema, rema…


domingo, 13 de noviembre de 2011

Elegía

"Oliveira se dijo que no sería tan difícil llegarse hasta la cama, agacharse para decirle unas palabras al oído a la Maga «Pero eso yo lo haría por mi», pensó. «Ella está más allá de cualquier cosa. Soy yo el que después dormiría mejor, aunque no sea más que una manera de decir. Yo, yo, yo. Yo dormiría mejor después de besarla y consolarla y repetir todo lo que ya le han dicho éstos.»"

Rayuela - Julio Cortázar

Para mi cuando se muere un ser querido al mismo tiempo se muere una parte nuestra con tantas lágrimas derramadas y tantos gritos desgarrados.
Lo único que quiero es verlo bien. Si pudiera extirparle el dolor y comérmelo y explotar lo haría. Pero no hay palabra, no hay gesto, no hay fórmula secreta que pueda poner en práctica para conseguirlo. Ya se que para él son todos gestos vacíos, frases sin sentido. ¿Qué puede significar Dios cuando un amigo se muere, tan joven? No hay consuelo. No hay palmada en la espalda que surta efecto. La única razón por la cual lo hacemos es porque nos consuela a nosotros creer por un segundo que nuestro gesto consuela. Pero realmente no hay nada más. Solo hay dolor constante, acuciante. Lo único. Eso y la injusticia, y el sofoque, y el llanto. Y la impotencia de los que lo vemos desde afuera pero nos sentimos implicados, la incertidumbre y la incredibilidad. Eso y nada más.
Y por más explicaciones que se busquen no existen en estos casos. No hay culpables, ni hay alicientes, ni enfermedades. Y es peor, porque el rencor ayuda a sobrevivir, aunque sea buscando justicia o luchando por algo. Pero la angustia te come, te come... no te deja dormir.
No creo esto, no puedo creerlo. Tiene que ser una pesadilla, 20 años tenías... dejaste una familia destrozada, amigos que te amaban... pareciera que tu sonrisa es tan imborrable que se vuelve omnipresente. Lo inesperado es como una patada en el medio del pecho. Un día estamos y otro día no. Puf. Súbito. Y en ese segundo en que se paro tu corazón muchos perdieron todo. ¿Por qué a vos, habiendo tanta gente de mierda dando vueltas? Daría lo que fuera para que estuvieras acá y le dieras un abrazo a tu amigo. No hay nada que pueda hacer yo para aplacar el dolor que le causo tu partida, sólo conseguir un abrazo tuyo. No lo dejes solo.

lunes, 31 de octubre de 2011

It isn’t so difficult. DON'T TALK ABOUT HIS FUCKING EX. DON'T THINK ABOUT HIS FUCKING EX. DON'T YOU DARE... THINK ABOUT HER.

Oh, forget about it, you stupid asshole.

domingo, 30 de octubre de 2011

Voy con la convicción de que es mío

Vuelvo con la certeza de que sigue siendo suyo

jueves, 27 de octubre de 2011

A veces un gusto amargo,
Un olor malo, una rara
Luz, un tono desacorde,
Un contacto que desgana,
Como realidades fijas
nuestros sentidos alcanzan
Y nos parece que son
La verdad no sospechada

J.R.J.

Pobre, pobre, pobre ingenua... ahí sentada, con él ahí, y él en su mente... Pobre ingenua, fantaseando con una originalidad inexistente, con una unicidad recíproca... Pobre, le dice que le haga caricias en el pelo, pobre... ella hace lo que puede. Pero no imagina, ingenua. Que cada escena y cada secuencia es sólo una repetición de un ciclo. Que lo que para ella representa lo uno, lo primigenio, fue vivido en infinitos laberintos borgeanos por él. ¿Y qué le queda, pobre ingenua? El gusto amargo, el olor malo, la rara luz, el tono desacorde... cuando, y mire usted, por un comentario al pasar, se da cuenta... de que todo lo que ella cree causar en el prójimo es solo un resabio de un placer añejo. Se resigna siempre a ver al contrincante en la recta final... empieza la carrera viéndolo, sabe en el fondo que su corrida es completamente inútil, que hay un ganador y no es ella... pero sigue corriendo, agitándose, esforzándose por ser algo, hundiéndose en el pantano de recuerdos ajenos sin saber si son realmente recuerdos o es un presente histórico que vuelve en cuanto se narra el acontecimiento una y otra vez en su presencia, de una forma mental pero real, de alguna manera, implícitamente, está ahí. Y no es esquizofrenia, no es histeria o paranoia. Puede parecer, pero apenas se convence de ello, aparece para demostrarle que, efectivamente, sigue ahí. Cabe preguntarse, finalmente, si es ella un molde o una pieza; y si es una pieza aún rondaría el interrogante de la duración de ésta condición.

martes, 25 de octubre de 2011

Amor a la sabiduría

Tiene un brillo tornasolado en los ojos cuando menciona esas palabras, como si fuera el mismísimo prisionero de la caverna y hubiera visto la luz del sol, directo en los ojos, y esa luz le perdurara en la pupila, encapsulada en la imperfección verdosa de la mínima mancha circular que la distingue del resto. Menciona unos nombres, un Nietzsche, un Heráclito... y se desata una magia secreta en su pecho, es como una maniobra de Heimlich, como savia que revitaliza un tallo seco y lo llena de vigor. ¿Y cómo podría hacerme sentir el ser testigo de tal fenómeno, cuando parece que hace tanto que esperaba expresar su comprensión, su concepción...? Hay como un ansia que juega tras bambalinas, como la verdadera quintaesencia de la introversión: el deseo de ser oído. A veces espero cumplir mi papel de manera acertada, disfruto dándole respuestas modalizadas por mi insignificante subjetividad. Pero para él no es suficiente, porque la seriedad que le atribuye a sus paradigmas es tal que no hay lugar para mi "humilde" opinión - a veces. Porque algo de obstinación, algo del querer efectivamente representar a ése incomprendido, algo de esa aspiración a la originalidad lo lleva a subir las defensas y me obliga a pagar peaje para permitir que mis ideas pasen por ese filtro de fuerte inconmensurabilidad. Sin embargo, aún perdida mi batalla, lo encuentro de nuevo explicándome cómo para Pitágoras el 1 es el número divino, cómo la filosofía es el principio de todo, y me basta con revisar disimuladamente esos ojos para vivenciar de nuevo su entrada a la caverna, mientras se abre paso entre las sombras para (podría decirlo que así lo considera, por su elocuencia) sacarme de mi ignorancia. Secretamente me hago la ignorante. Secretamente sólo está haciendome feliz.

domingo, 9 de octubre de 2011

Hoy me dijo, semidormido: "Ojala todos los días fueran así."


Y yo pensé: Ojala...

miércoles, 5 de octubre de 2011

NO-ENTIENDO.

Se quejan, se quejan, se quejan.

Critican indirectamente a los que tienen lo que quieren.


Consiguen, finalmente, lo que quieren.

Lo dejan, prefieren volver a sus vidas mediocres.

En el ciclo, el ciclo sin fin. ♫♪♫♪

Es sencillamente más fácil admitir que no estáis listos para ciertos desafíos a vivir buscando algo que esté constantemente fuera de vuestro alcance sólo para arrepentirse cuando lo tenéis. Y, en el proceso, Vosotros hacéis gala de vuestra originalidad, de vuestra meta, de que a todos les quepa... Asimismo, es el mismo Vosotros el que renuncia a todo eso. Vosotros sois unos hipócritas.

(Cambiando los deícticos de plural a singular puede aplicarse a cualquier situación particular que pudo conducirme a escribir esto. ¡Elemental, mi querido Benveniste!)

jueves, 29 de septiembre de 2011

Receta para cultivar el mal humor

Ingredientes:
  • Un evento insignificante del pasado
  • Cantidad necesaria de horas de encierro
  • Una persona adecuada para generar una pelea
  • Un comentario malintencionado
  • Amargura a gusto

Tome el evento insignificante del pasado y exagérelo en su cabeza hasta que sea imposible distinguir la verdadera magnitud del evento. Deje reposar durante 40'. Una vez alcanzado el punto deseado, enciérrese en soledad a pensar sobre lo (no) ocurrido. Espere a sentir el nudo en la garganta característico. Luego, haga un comentario malintencionado para generar una pelea. Busque para ello a la persona adecuada. Generada la pelea, cultive el rencor correspondiente producto de ella. Extienda ese odio a la humanidad. Llevado a cabo este proceso solo resta condimentar con amargura a gusto. Y ya está oficialmente de mal humor.

Monopolizadores del enojo

No hay nada que me saque más de mis casillas que la gente que se cree que tiene el monopolio del enojo. Claro, le toca a uno enojarse pero el otro le gana de mano y uno se siente como un insensible que nunca piensa en los demás y termina pidiendo perdón porque lo carcome la culpa. Porque además es como automático, a los que monopolizan el enojo no los abandonan nunca... por más veces que demuestren su irritación con su expresión facial, por más comentarios mordaces, por más maltrato... siempre ganan ellos. Ganan por cansancio en realidad, pero ganan. Y me molesta. Porque estoy enojada y quiero a todos a mis pies ahora. Ya. Estoy de mal humor. No, no hay nadie acá aguantándome. Estoy sola. Y eso, mis amigos, me pone de peor humor todavía.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Ésa es la cagada de estar enamorada. Que hay como una cordura, un sentimiento confortante cuando está el ser amado cerca. Pero en cuanto se aleja un poquitito salta la psiquis a castigar... y ¿En qué estoy pensando ahora? ¿Por qué? No tiene nada que ver con él pero el solo hecho de no estar con él hace que pierda el rumbo y empiece a entretenerme con cualquier estupidez con tal de hacer algo. No es que no tenga nada que hacer, pero es que no quiero hacer nada si no implica estar con él. Y bueh, deslices, deslices, deslices. Son las 5:30 por amor de dios... tengo sueño... ¡Por qué estoy acá! Odio este comportamiento errático.

Celos raros de alguien raro como yo.

No hay absolutamente nada que me frustre más que saber que alguien piensa como yo, que podría ser buena amiga de alguien pero no, no puedo. Más que nada se debe a un instinto de preservación, porque si no me interesara el qué dirán, como quien dice, procedería de diferente manera. Pero qué se yo, ya le cagué la vida un poquito en el pasado, lo tengo que dejar en paz. Tengo que dejar que sea dueño de algo y no meterme con eso. Es eso. No meterme con la propiedad ajena. Pero qué ganas de hablarle a su novia...
Por buenas razones: se parece a mi, escribe parecido a mi, frecuenta los mismos lugares que yo, y la misma gente que yo (tenemos una amiga en común. Sí, omg.)
Si él supiera que me importa tan poco su relación actual como nuestra vieja no relación... ahora mismo lo odio por poner las cosas incómodas. Siempre supe que iba a ser una zona incómoda, o como una urticaria, algo así... Podría ser como dice Gwen Stefani, pero el rencor no lo deja vivir. Y flashea, flashea, flashea... Me mira como si yo estuviera en su contra, flashea, flashea flashea... pero yo siempre quise ser su amiga, más allá de lo que haya pasado, más allá de lo que haya interpretado, yo siempre quise ser su amiga con privilegios pero los privilegios se acabaron... ¿No hay vuelta atrás? Realmente, me gusta saber que encontró a alguien aunque a él se ve que no, porque yo encontré a alguien primero.

A veces tengo miedo de estar enferma, de sucumbir demasiado a la curiosidad, investigar e inmiscuirme... en la vida real no suelo hacer esas cosas, pero virtualmente es una tentación demasiado grande... es tan fácil, sólo un click...
Sí, podría estar haciendo algo más productivo, estudiando. Y no por el simple hecho de estudiar, sino porque realmente tengo que hacerlo. Pero prefiero ésto, encontrar otra frustración a las 4 am.




Sí, estoy "celosa" de tu novia, no de vos. Bancáte ése defecto.

domingo, 18 de septiembre de 2011

If you can't see me happy, well, just look the other way ;)

sábado, 17 de septiembre de 2011

Me imaginé un futuro en salto de cama. Vos con tu bata de terciopelo rojo, fumando de tu pipa, elemental mi querido Watson... yo con ruleros y un camisón de plush...
Me imaginé un futuro en una Chevy desvencijada, yendo de acá para allá cual locos, cual Bonnie y Clyde que buscan algo que no quieren encontrar
Ahora la prolepsis también consiste en un traslado espacial... estamos en París y me pedís matrimonio frente a miles de luces murmurantes de historias secretas de amantes
Por qué no la vida campestre, la familia Ingalls, una capellina, un par de tiradores heredados y tierra en las botas
Una mañana con desayuno en la cama, un día para no hacer nada
Un caminar por la peatonal de Gesell, un recordar
Caminito, paso doble, cruzo mi pierna en la tuya y hago ochos
Yo una porrista con nariz respingada, vos un popular jugador de fútbol americano
Me imaginé tantos futuros pasados, tantas anacronías, que podría escribir un libro sobre nuestra no historia.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Unas veinticinco razones para callarte.

-¿Y vos qué estudias?
-Letras
-¿Y él?
-Filosofía
-Ahh!! filosofía y letras!! ja-ja-ja.... Pero... ¿No es lo mismo?
-No, no es lo mismo

- ¿Y qué haces? ¿Aprendes el abecedario?

-No… se analiza, se lee, se escribe…
-¿Y qué salís siendo de Letras?
-Licenciada en letras

- Ah... ¿Y qué haces con eso?

Estudio esto para escribir un libro sobre los pelotudos que me hacen esa pregunta. Estudio esto porque me gusta y porque tengo facilidad. Estudio esto porque es agradable sorprenderse. Estudio esto porque creo que no “salís siendo”, sino que “te convertís en”. Estudio esto por el grupo humano y la apertura de mente que hace que deje de estar en contacto con gente como vos. Estudio esto para hablar y escribir mejor que vos. Estudio esto porque no me importa un futuro esquemático y planificado. Estudio esto porque creo en la vocación y no en la conveniencia (estudio esto porque no quiero ser como vos). Estudio esto porque tengo una excusa para hacer lo que más me gusta. Estudio esto porque no se hace nada con esto. Porque es un fin en sí mismo, porque no es útil para algo tan insignificante como el lucro, es más complejo que eso. Y si todavía no entendés por qué estudio esto… entiendo por qué. Es difícil de explicar en la era de los posgrados de tres años para convertirte en recepcionista de hotel, secretaria ejecutiva o ¿Marketinero? ¿Qué salís siendo de eso? ¿Administrador de empresas? ¿Garca profesional?...





(Le doy el crédito de la pregunta cuatro a Sol, otra estudiante de letras que me la recordó. Y no, no son veinticinco razones, pero estudio letras, no matemática, por si no te quedó claro...)

miércoles, 27 de julio de 2011

A ellas dos

Nos gusta rehacer nuestra historia causal, agregarle detalles reinventando momentos, guardando las lágrimas en frascos de cristal, agarrándonos del pasado como de un sacramento. Nos gusta conectar los engaños con alambre de púa y pincharnos, nos gusta alardear, alargar y narrar, nos gusta sanar pero sólo para volver a sangrar, nos gusta ser tres, nos gusta este cuento.










Supongo que yo sí tengo permitido publicar nuestras fotos en la web, ¿Verdad?

martes, 26 de julio de 2011

Mensaje en la contestadora


En este cumple te desea tu sobrina
Que te lo pases con amigos y familia
Que recibas muchos regalos todos muy caros y también
Un gran saludo para Vero y Tomate.

miércoles, 20 de julio de 2011

"Sí, la conozco, salía con ella antes."

Si la memoria no me falla nunca salimos...

...pero ya sabes lo que dicen de mi memoria.

martes, 19 de julio de 2011

Sobre ese primer beso.

Recreo en mi mente ese beso, nuestro primer beso. Vacío, rústico, casi salvaje. No digo que todos los primeros besos tienen que estar llenos de significado, después de todo son un acercamiento mediocre a quien no sabemos qué rol ocupará en nuestra vida en un futuro pero... esperaba algo mejor de nosotros (espero, hoy). Y sin embargo... ¿Realmente importa si te hablé después de besarte? Para mi eras otro más, cómo iba yo a saber... Cómo. Ahora resulta casi anecdótico haberme enterado apenas cruzamos palabra que eras para mi. No se, lo recuerdo más romántico de lo que fue y más importante para mi de lo que sentí en ese momento. Me siento absorta en la sociedad. Sencillamente fallé en mis intentos de no parecerme a. ¡Por amor de Dios, si estamos saliendo desde que nos conocimos! Coqueteo previo no hubo, no hubo negativas o... bueno, lo que sea. Sí, es cierto, hubo un par de ataques de histeria en el medio pero... se debían a que todo avanzaba demasiado rápido. ¿Por qué seguir dándole más vueltas? ¿No bailamos ayer en tu habitación y tomamos la merienda con medialunas, café batido y crema chantilly...? ¿No me hablaste de tus preguntas filosóficas, no te conté cada detalle de mi psiquis? ¿No somos felices y nos sentimos afortunados?
Entonces, repito, por qué darle más vueltas... me gusta distinguir dos personas adentro tuyo, la que conocí allá y la que supe descubrir con el tiempo. En este momento amo a las dos por igual, porque se que son la misma persona y las circunstancias no cambian absolutamente nada. ¿Hubiese hecho las cosas de distinta manera si pudiera volver el tiempo atrás? Tal vez sí. Pero puede ser que de esa forma, con tu timidez y mi carácter huidizo no estaríamos juntos hoy. Así que, whatever. Cuando me preguntan cómo nos conocimos idealizo algunas partes y le atribuyo lo demás a mi condición de la época o a las hormonas Geselinas. Y si alguien se atreve a poner en duda mis sentimientos por vos o yo misma me siento culpable por ser tan frívola entonces, a las pruebas me remito. No hay nadie más indicado para mi, no hay relación más especial que la nuestra, al menos en mi vida. Es tan especial que todo lo que hice antes de estar con vos se ve ridiculizado y estúpido ante mi visión presente, y de hecho lo fue. Vos sos mi brújula, cuando pienso qué estaría haciendo si no te hubiera conocido me imagino patética y "triste como los relojes chicos sin brazo al que ceñirse y sin cuerda, parados". ¿Es suficiente para justificarme ante el juez? No se, ni me importa.

lunes, 4 de julio de 2011

Me encantaría poder ocultar de lo que hablo cuando escribo y no convertir todo en una reflexión, es algo que realmente me molesta... siento que tengo un diamante en bruto y lo convierto en una aldaba de bronce. Querer adjudicarle literalidad a las cosas, no hay nada más patético. Necesidad de aclaración, de explicación... ¡De idiotez! Hago de lo que escribo una anécdota para nada aplicable a cualquiera que lo lea, que es mía y solo mía y nadie experimentó. Pero se que es culpa de mi pensamiento calculador, odio sobremanera que me resulte tan difícil dejarme llevar, dejar de buscarle lógica a todo... lo atribuyo a mi falta o exceso de crisis. Y me doy cuenta de que aburro, de que está más bueno o que gusto más cuando oculto la razón de mi divague, pero es inevitable ser al extremo subjetiva, es imposible para mi hacer ese ejercicio de exteriorice del ser, convertirme en ente, cosificarme.

lunes, 27 de junio de 2011

Sí, he llegado a estos extremos.

Me gusta pensar que sos el rubiecito tímido que no toma apuntes, que se va antes de la clase y que desilusiona a más de una los días que falta. Me gusta pensar que otras te desean... ¿Is that normal?
No se si es por venganza o por vanidad, me gusta pensar que otras intentan encontrar la forma de hablarte sabiendo que nunca van a tener oportunidad, me gusta pensar que sos el amor imposible de alguien que colecciona tus looks y tus miradas, que soy la novia odiada, la envidiada o la inexistente, porque se lo que se siente. Desearía estar cual mosquito, estar atrás tuyo todo el día y vigilarte. Pero no de una forma controladora, no de una forma avasallante, sino como un insecto curioso que te zumba de vez en cuando en el oído. Me gustaría estar en la cabeza de tus futuras alumnas, verte convertido en el intelectual apasionante cuya privacidad está restringida a las puertas del aula. Quisiera saber las cosas fuertes que tendrían para decirte, ya se, estoy completamente fuera de órbita, de tiempo y de lugar pero ésto es dejar volar la imaginación a extremos que solo yo puedo alcanzar.

viernes, 6 de mayo de 2011

ODIO LA DIETAAAAA

Yo quiero ser feliz y elegir comer arroz, y elegir comer fideos con aceite y queso, maldita imposición estomacal que hace que tenga que consumir galletitas de agua insípidas con jamones crudos en el envase, malditos capitalistas se piensan que por tenerla clara con el marketing me pueden hacer desear remotamente sus porquerías, en todo caso iré a Sadía y me compraré un jamón enorme mientras se me hace agua la boca por una buena hamburguesa con ketchup, savora, tomate y queso, bien completita, y unas medialunas de manteca con manteca, y unos ravioles con tuco, algo relleno, algo que me llene, ALGO. No entiendo a la gente que vive así, realmente cuánto puede uno soportar cagarse de hambre viendo como los otros se dan banquetes a cada segundo, para mi es inconcebible. Homero nunca lo dijo mejor: no vives de ensalada. Yo ni eso puedo comer, estoy peor que los chinos a base de arroz, peor que los bebes a base de fideitos. Pero me voy a vengar, lo juro. Cuando pueda comer voy a vaciar toda la heladera, todo el supermercado, hasta la góndola de los congelados, solo voy a dejar las galletas de arroz (A.K.A. telgopor) y cualquier cosa que diga que es dietético, porque para mi con solo decirlo ya tiene un sabor más amargo.


Driving crazy on facebook:

Que crueldad la de Kraft S.A., te pone un jamón crudo en el envase de galletitas de agua para hacerte desear lo que no podes comer, porque es obvio que el que come eso no lo hace por elección, sino por necesidad... ¿Quién no comería un chocolate antes que esa porquería insípida, incolora e inodora?. Hijos de puta.
Hace 40 minutos · ·
Él era un perro y hasta tenía collar. No se puede creer... lo que llega a lograr la dominación, y se llega a creer que es algo bueno, que es positivo estar sometido a alguien. ¿O será la envidia? (mi envidia). Sí, probablemente sea eso. Pero no quiero eso para mi, para él, para nosotros. Cada día que pasa me doy cuenta en mayor medida de la influencia que tenía sobre él y no puedo evitar sentir algo de asco y mucho de miedo. Yo no quiero convertirnos en Won-Won y Lav-Lav.

lunes, 2 de mayo de 2011

Por favor quiero estar dentro de tus planes no me dejes no me dejes NO ME DEJES

¡Cuidado!

A veces jugarla de comprensiva puede dejarte con el corazón roto en mil pedazos. Pero es elegir entre saberlo todo o resguardarse de lo doloroso.

martes, 12 de abril de 2011


RAIN VOW


sábado, 2 de abril de 2011

Casi todo podría ser de otra manera...

"Mejor o peor cada cual seguirá su camino
Cuánto te quise quizás seguirás sin saberlo
Lo que dolería por siempre ya se desvanece
La vida es más compleja de lo que parece."



...Vos podrías haber irrumpido en el aula más torpemente, con poca gracia, y yo podría haberme reivindicado ignorándote. Hubieses preguntado por la clase de análisis y yo habría pensado: qué aburrido estudiar ciencias exactas... Me hubiese reído al igual que el resto de la clase sin que un calor bochornoso subiese lentamente por mis orejas y siguiendo adelante, y tal vez hubieses sido vos quien me cruzara en algún pasillo angosto de Drago, ya no con unos rasgos aniñados, ya no siendo esa inocente entusiasta, sino un intento de mujer adulta, con un rodete y un pañuelo al cuello, con una idea, una concepción del mundo ya formada, capaz de impresionarte o al menos de parecerte válida, con alguien en mi cabeza, con preocupaciones y deseos. Y tal vez, sólo tal vez, serías vos esta vez el no correspondido, el pobre idiota expectante, en constante vigilia. Casi todo podría ser de otra manera, pero no lo es. Si no te hubiera conocido en ese entonces, ese marzo del 2006, probablemente el destino nos hubiese vuelto a cruzar, quedó demostrado ayer. Aún vos siendo el señor Timoneda y yo tu pobre esposa fregona, ambos en unos apuntes de sociología. Pero nada sería lo mismo, tal vez yo aspiraría a ser arqueóloga y vos astronauta y, después de todo, nunca nos cruzaríamos en ese mundo paralelo. ¿Por qué pensar eso a esta altura? Porque nada es natural. Y, basándose en esa premisa, fue necesario conocerte, obsesionarme y superarte de alguna forma, truncamente, fallidamente, para llegar a conseguir mis objetivos, ser quien soy y quien quiero ser. Pero, a pesar de que me daba igual cómo siguiera tu vida, hubiese agradecido a quien está encargado de las coincidencias que me alejara de tu presencia por un tiempo al menos... Sigo pensando que tengo un asunto pendiente con vos, pero no del tipo romántico. Daría muchas cosas por haberte conocido en éste ámbito y haber podido compartir algo de tu vida, porque te aprecio más allá de lo físico, me encantaría tener un amigo como vos a veces, aunque resulte peligroso para mi salud mental. Quién sabe, quién dice que todavía no es posible.




Hoy por primera vez me mandaron a un aula inexistente en la facu... Sí señores, soy oficialmente estudiante de la Universidad de Buenos Aires.

domingo, 27 de marzo de 2011

Antes de empezar con las obligaciones...


Ease your feet off in the sea

My darling, it's the place to be

Take your shoes off, curl your toes

I will frame this moment in time

Troubles come and troubles go

The trouble that we used to know

Will stay with us till we get old

Will stay with us till somebody decides to go

Decides to go...

Belle and Sebastian



MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

viernes, 25 de marzo de 2011

Random stuff

I really don’t want to resemble her. I’m afraid, maybe if I say that word, if I do that thing, if a kiss right there or I touch right here… Don’t want to think you might be telling me the same things you told her once… and I don’t doubt you mean it, but I also know you already felt that way. And it doesn’t matter how many times you swear she’s not in your mind anymore. It’s just… sheer stubbornness and a desire of the uniqueness I will never have. Your happiness must be composed by a lot of moments with her, and that’s killing me. Because, try as I might, I can’t erase your past, and mine either. I wish I could, though. Sometimes I feel out of place, like I’m an odd element in your life, sometimes… but that’s what I imagine, truth is I’ve always thought I couldn’t share my life with someone, I used to watch that role from the outside, to be an spectator, I liked to live my life through others, to admire or hate relationships, not getting involved. I’m not familiar with being the leading lady of the situation, because, in that case, I should admit my mistakes, control my feelings, manage something that is out of my control, and all those things are uncomfortable for me. I’ve always thought I wasn’t ready for that; I could only criticize and give advices even though I never had the finest idea of what I was talking about. See…there’s a point when you believe you’ll be the eternal spinster, resented with the world and with yourself. You start considering that pathetic role as something positive, even funny. And here you are, challenging my capability of losing my fears, each day there’s a new thing I discover and I’m trying not to escape, that would be the worst failure in my entire life. And I think about her, she knew how to be with you, she managed to stay with you for a while, and then she was such a fool she lost you. She even makes me pity, because I know that finding you is the best thing that can happen to someone, and lose you must be the worst. I don’t want to become her, I don’t want to fuck it up. And all those pictures, all those memories, all those places, movies, songs, all those jokes and laughs and all that love… now they're hidden, maybe gone, but they existed. What if she was better than me? What if she had that something that drove you crazy? What if I’m not enough? What if the things you like about me are the ones I have in common with her? Thing is I’ll never know, because even if I asked you and you answered me word for word, there will always be something there, and it might not be important for you, but for me it’s essential… that little something is what I’m missing, or what I’m unconsciously copying. That little something is what makes our relationship less especial. But forget about this, it’s not like you make me feel this way, it’s just me again… I’d only like to put down in words everything, every useless detail, to exaggerate it and write some crap, and that’s all.


 
template by suckmylolly.com