martes, 4 de noviembre de 2008

El juego de la vida

No me costó mucho darme cuenta que la vida no es un juego, que uno la subestima sobremanera. Parece cuestión de disfrutar a pleno… ¿Qué tan difícil puede ser eso? Nadie había sido lo suficientemente audaz para mirar de frente a las preocupaciones que siempre acechan esperando en el umbral de la conciencia. Pronto te das cuenta de que en este juego hay muchos tableros y que cuando avanzas siete casilleros en uno necesariamente retrocedes nueve en el otro. Si en el trabajo te va genial sos un pésimo amante, si tenes mucho dinero dejas de valorar las cosas importantes, si pasas mucho tiempo con tu pareja tus amigos se borran uno a uno. Es difícil, si no imposible, mantener el equilibrio. Si vivís demasiado tiempo sufrís mucho al final pero si morís dejas de disfrutar la vida, que es una sola. Y es una sola porque Dios lo tenía todo calculado, sin embargo no se imaginaba que igual existiría la superpoblación y que esta traería pobreza y hambrunas. “Es la ley de la vida”, dicen todos. A mí ya no me parece que sea algo así como elegir la fichita amarilla y tirar los dados.

2 comentarios:

Camm dijo...

Ese: "es la ley de la vida" me da por las reverendas pelotas. sabelo. xD



Pero en fin, es cierto. en conclusion, la vida es una mierda. ah re emo jajajaj
no, ehm (?)... Que se yo, me parece que es todo parte del equilibrio... Uno tiene que elegir entre cosas satisfactorias o no, pero no por eso menos necesarias, como trabajar. Y que se yo, al fin y al cabo, ese es el equilibrio. El poder elegir.

tocata y fuga dijo...

prefiero mi mundito de sueños,
ultimamente mis lecciones están siendo tan erradas. El equilibrio se perdió momentáneamente (espero)

beso =)

 
template by suckmylolly.com