jueves, 18 de septiembre de 2008

Optimista

Él no era obeso, tenía “unos kilitos de más”
No estaba pelado, “su pelo se estaba tomando unas vacaciones”
No era viejo, “estaba un poco pasadito de años”
En el amor, en lugar de ser un amante mediocre era alguien que “necesitaba un poco de suerte”
No se consideraba feo, sino que “su belleza era diferente”
No estaba hundido en la más asquerosa pobreza, “solo fueron un par de malos negocios”
No era un enclenque, él tenía “poca fuerza física recompensada con fuerza espiritual”
Las películas que lo ilusionaban no eran mentiras crueles, eran “imágenes de otras realidades utópicas”
Cualquiera que le dijera molesto se equivocaba, él era “muy especial” por lo cual sólo “una compañía muy selecta” lo soportaba, perdón, “disfrutaba junto a él”
Y sobre todo, no era optimista al extremo, se describía a sí mismo como “una persona con buena vibra y energía positiva”
Toda su vida fue así, mesurada, controlando sus palabras
Hasta que un buen día, cinco minutos antes de morir se miró al espejo y dijo:-Soy un pelotudo.
Y ese fue el momento más triste de su vida
Y ese fue el momento más valedero de su vida

2 comentarios:

ramona dijo...

waw aguante el optimismoooooooooooooooooooooooooooo
te qquierou

Cabeza de Balon dijo...

y esto fue de lo mas genial que lei jamas en mi vida

 
template by suckmylolly.com